AMADEU

Ésta es la historia de nuestro tercer hijo, Amadeu, que vivió dentro de mí durante 39 semanas y tres días, y que nació sin vida el 12 de julio de 2016. Un niño que nos cambió la manera de ver la vida y que nos acompaña a cada instante.

 Era un bebé muy deseado, nuestro tercer niño, y tenía que nacer a mediados de mes. Teníamos el parto programado para un martes y el día antes fui a hacer correas y a comprobar que todo estuviera bien. Su corazón latía con fuerza y nada apuntaba a que las cosas irían mal.

El día siguiente, una vez llegamos a la clínica, nuestra vida cambió para siempre jamás. No conseguían encontrar su latido y, después de probar diferentes aparatos, me hicieron una ecografía, donde el ginecólogo confirmó que nuestro hijo se había muerto. Fue cómo si se abriera un agujero en la tierra y nos tragara, como si la oscuridad más absoluta nos rodeara. Tengo algunas lagunas mentales de aquellos primeros instantes.

Fuimos afortunados de tener un equipo médico muy generoso y comprensivo que nos acompañó en todo momento. Pudimos conocer a Amadeu una vez hubo nacido, tenerlo en brazos —era un niño guapísimo— y despedirnos de él. Nos dieron su huella del pie en un papel, así como su mantita y su pulsera, y también nos hicieron llegar unas fotografías.

Empezó un duro camino para nosotros; explicar a sus hermanos que Amadeu había muerto, recibir apoyo psicológico durante mucho, mucho tiempo, e intentar seguir viviendo con su ausencia. Enfrentarnos a la gente, a los comentarios desafortunados, a la poca empatía social que hay respecto a este tema, al gran tabú de los bebés muertos. También hemos intentado siempre mantener su existencia, darle un espacio dentro de nuestra familia, hacerle presente para sus hermanos, así como acudir al cementerio a llevarle flores, poemas, juguetes…

La autopsia realizada al cabo de unos meses no reveló la causa de su muerte pero sabemos que llevaba varias vueltas de cordón y, según diferentes médicos, éste fue seguramente el motivo. 

Un año después, cuando anímicamente estábamos algo más recuperados, decidimos tener un cuarto hijo. Fue un embarazo muy duro, pleno de miedos e incertidumbres. Todo fue bien, y ahora tenemos cuatro hijos preciosos, tres con nosotros que andan a nuestro lado cada día, y uno en las estrellas, que nos acompaña en cada momento.

A mí, personalmente, me ayudó mucho conocer a otras familias que habían pasado por la misma situación, o parecida. Hablar con otras madres que podían entender como me sentía y sabían cómo me podían ayudar, qué palabras me podrían ir bien. Asistí a grupos de apoyo (Pequeños con Luz, Little Stara) y también hice amistad con otras madres, una amistad que todavía perdura y que estoy segura que durará toda la vida.

La muerte gestacional es un tabú excepcional. La gente a menudo lo minimiza, y poder tener el apoyo de personas que han pasado por lo mismo es esencial.

También recibí apoyo psicológico durante largo tiempo; de hecho, todavía asisto. En mi caso me fue bien que una profesional del luto me escuchara, me dijera que todo lo que sentía era normal, diera validez a mis sentimientos y pensamientos.

Amadeu nos dio y nos da lecciones de valor infinito. Sabemos que la vida pocas veces va por donde tú quieres, que muchas cosas escapan a nuestro control, que sentimos una eterna fuerza de amor por nuestro hijo, quien nos acompaña siempre. Que hay que vivir el presente intensamente, porque hoy todo va bien pero mañana no lo sabemos. Él fue nuestro gran maestro y lo continúa siendo.

Nuestra estrellita Amadeu

Compartir:

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías
Redes sociales
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en pinterest
Últimas entradas

Quizá también te interese

➡️El duelo duele⬅️

Una afirmación obvia, pero que hasta que no se vive no se entiende..Según la psiquiatra Elisabeth Kübler-Ross, se obervan 5 fases en un proceso de

Cuna de piedra

Juegan entre nubes todo el díamientras reposan su cuerpo en la tierra tibia,flores adornan su cuna de piedray sus sábanas son todas hechas de estrellas.

Ganas de volar

Hay muchas formas de hablar de este cuento, pero a nosotros nos gusta hablar de la pequeña historia de una pareja que quería crear una familia y

Duelo respetado

No importa de cuántas semanas estabas cuando murió. Tu bebé importa, tu duelo también! Rompamos el silencio, que no sea un tabú. Hablar es sanar.

Usamos cookies para asegurar que te damos la mejor experiencia en nuestra web. Si continúas usando este sitio, asumiremos que estás de acuerdo con ello. View more
Aceptar